La decoración y el estilo son imprescindibles en una cocina moderna, pero no debemos olvidar otro de los elementos fundamentales: la iluminación. No se puede cocinar de manera óptima y segura, o comer cómodamente, en una cocina mal iluminada.

Si tenemos la opción, debemos darle todo el protagonismo a la luz natural frente a la artificial, ya que cansa menos la vista y ofrece un ambiente más orgánico. Es por esto que debemos evitar al máximo armarios o electrodomésticos que impidan parcialmente el paso de la luz, así como no hacer uso de cortinas o estores muy gruesos. Asimismo, el color blanco, los colores claros y los electrodomésticos brillantes reflejan la luz, la distribuyen y la amplían.

 

Cocina-Madera-Modelo-Mibao-2

 

Cuando llega la noche, la iluminación artificial dará un nuevo punto de vista a nuestra cocina, por lo que debemos diseñarla adecuadamente. Es importante definir los usos de cada espacio, y con ellos los puntos de luz y su distribución que eviten zonas oscuras o pobremente iluminadas.

Para proporcionar luminosidad general, las últimas tendencias utilizan luces empotradas en el techo para dar luz a toda la estancia al completo. Tras esto, lo adecuado es dividir la cocina en zonas según el uso que le vayamos a dar, zonificando así la iluminación. Las más habituales son:

  • La zona de cocinado: la iluminación en la campana extractora permite el manipulado de los alimentos y el cocinado de manera cómoda y segura. Además, este electrodoméstico se ha convertido en un elemento decorativo más, con maravillosos diseños que aportan un punto más al estilo general de la cocina.
  • La zona de lavado: iluminar el fregadero es importante para asegurarnos de la adecuada limpieza de la vajilla. La iluminación bajo mueble es ideal para este propósito.
  • La zona de almacenaje: nuestra iluminación LED interior con sistema de detección por infrarrojos le permitirá ver todo el contenido del armario de un solo vistazo y encontrarlo todo mucho más rápido. Esto es esencial en las despensas.
  • La zona de office: lo más común es disponer de una mesa en esta zona, para comer y disfrutar en familia. Para hacerlo más acogedor, lo ideal es que tenga su propia iluminación con un lámpara de techo que le proporcione calidez y una atmósfera agradable.

Davinia apuesta por iluminación integrada en el propio mueble, de forma que el suelo del mueble alto sea el foco de luz, sin apéndices, todo en un mismo plano, que da una mayor sensación espacial, y es más cómoda de limpiar. Dispone de un sistema de fácil cambio si es que fuera necesario cambiar algún elemento interior.  No son aceptables las tiras multipunto.

Utilice la tecnología LED, ya que es de momento la más eficiente y la que mayor calidad de luz ofrece; ilumine la zona del zócalo para dar un aire más moderno y ampliar el espacio, y recuerde que en Davinia dispone de múltiples accesorios de iluminación de última tendencia, que darán un punto más de estilo a su cocina y la hará difícil de olvidar.