En Davinia le presentamos otro ejemplo de arte en la cocina. En este proyecto se buscaba la sencillez perfecta para una elegantísima cocina.

El mobiliario es en laca en color blanco con encimera marca Silestone modelo Marquina, de la serie Eternal, con un fondo negro oscuro y brillantes vetas blancas. Destacamos de esta encimera que la península está a distinta altura que el resto de la encimera.

El contraste blanco y negro es siempre tendencia y en esta cocina confirma su elegancia y distinción.  Se instaló además un zócalo negro a juego con el rodapié y con el cerco de la puerta, para mantener la línea estética y darle continuidad.

Destacamos que el suelo está pintado con una pintura muy resistente, perfecta para el uso intensivo habitual en las cocinas. Resalta  juego del techo en color teja, que rompe la monotonía y le da un toque de color y viveza al espacio.

El revestimiento, en tonos plata con toques bronce, le otorga un matiz artístico y selecto que en Davinia ofrecemos a todos nuestros clientes.

La elección para esta cocina fue estar abierta al salón y distribuida en forma de U. La península comunica zona de estar con cocina.

La luz entra ahora en toda la estancia cocina salón a través de las ventanas y la puerta acristalada de la terraza.  Se crea ahora una estancia cocina-salón amplia, luminosa, elegante y alegre.

En Davinia cuidamos al detalle cada proyecto y estamos muy orgullosos de convertir en realidad todo lo que el cliente desea y necesita, utilizando para ello materiales de máxima calidad y logrando la excelencia en todas las fases del proyecto.