El estilo hygge: cómo decorar la cocina para ser más felices

¿Es usted de los que disfrutan de los pequeños placeres de la vida? ¿Vive el momento presente y agradece los detalles, por insignificantes que parezcan? ¿Se esfuerza cada día por hacer de su casa un hogar cálido y acogedor? Si las respuestas a estas preguntas han sido afirmativas, entonces debe saber que la filosofía y estilo hygge están hechos para usted.

Porque el hygge es eso precisamente, el arte de encontrar la felicidad en las cosas sencillas y cotidianas. Se lo vamos a explicar hoy con detalle desde el blog de Davinia, empresa especializada en las cocinas de lujo, ubicada en el Paseo de la Castellana de Madrid y en Calvià, Mallorca.

Siga leyendo y le contaremos qué significa este movimiento, de dónde viene, cómo podemos aplicarlo en nuestra decoración y, especialmente, cómo podemos decorar la cocina al estilo hygge para ser más felices.

¿Qué es el estilo hygge?

Los daneses se consideran a ellos mismos como las personas más felices del mundo. ¿Y cómo es esto posible, si tenemos en cuenta la dura climatología que sufren y la cantidad de tiempo que se ven obligados a pasar dentro de casa? Ese es precisamente su secreto: han conseguido revertir una situación adversa para ponerla a su favor. Nos explicamos. En Dinamarca padecen inviernos muy duros, con temperaturas medias muy bajas, en torno a los cero grados centígrados, y escasas horas de sol (apenas cuatro al día). Esto les obliga a cobijarse en sus casas durante largas temporadas saliendo al exterior básicamente para cumplir con sus obligaciones estrictamente necesarias.

Para contrarrestar esta situación, ponen todo su empeño en convertir su hogar en un refugio cálido donde pasar el tiempo de la forma más apacible posible. Una tranquila tarde en familia jugando con los hijos frente a la chimenea o disfrutar de un chocolate caliente a la luz de las velas mientras escuchamos la lluvia en el exterior es para ellos un auténtico placer que hace de la vida algo maravilloso. ¿Acaso no tienen razón?

Así, podríamos definir la filosofía hygge como el esfuerzo por disfrutar de un estilo de vida plácido y feliz a través de cosas sencillas que nos hacen vivir momentos agradables y que convierten el hogar en un lugar acogedor, relajado, alejado de las preocupaciones del exterior.

Consejos para adaptar nuestra casa y la cocina al estilo hygge

Siguiendo estas pausas podremos acercar nuestro hogar al bienestar y la comodidad que promulgan los daneses.

Colores destacados en el etilo hygge

Si queremos encontrar la calma en casa, entonces los colores que emplearemos en la decoración han de ser neutros: beige, blanco, crema, gris y tonos pastel son los más utilizados.

Materiales

Siempre que podamos, vamos a recurrir a los materiales que nos regala la madre naturaleza, como la madera, la piel o la piedra.

Iluminación

Buscamos la calidez a través de la misma, así que la luz natural es la reina. Complementaremos con lámparas que aporten luminosidad indirecta y tenue y, por supuesto, con decorativas velas aromáticas.

Textiles

El valor más apreciado es la suavidad. Tejidos naturales como el lino, la lana o el algodón están presentes en los hogares que siguen esta tendencia.

Otros detalles del estilo hygge

Aunque el orden y la sencillez son dos premisas básicas, a un ambiente hygge no le pueden faltar detalles: plantas, acuarios, velas, fotos que nos traigan bonitos y serenos recuerdos… y, cómo no, una chimenea, que es un elemento esencial en una vivienda nórdica.

El estilo hygge en la cocina

Teniendo en cuenta los consejos anteriores, nos podemos hacer una idea de los requisitos que cumplen las cocinas que siguen esta tendencia. Y es que esta estancia de la casa es fantástica para practicar el hygge: preparar nuestra receta favorita sin prisa, disfrutando de cada paso de su elaboración, degustarla tranquilamente en familia y practicar una conversación distendida de sobremesa son pequeños placeres que debemos valorar como se merecen.

  • Tanto el mobiliario de cocina, preferentemente de madera, como la encimera, deben ser de colores neutros y tonos claros. Para iluminar la cocina de manera indirecta, un recurso muy utilizado es el de ubicar leds bajo mueble.
  • Se recomienda también decorar con plantas que, además de dar vida, si son aromáticas -hierbabuena, menta, romero, orégano, etc.- pueden ayudarnos a dar sabor a nuestras recetas. Helechos, potos, aloe vera, cóleo… todas las opciones son buenas.
  • Asimismo, pondremos especial atención en la decoración de la mesa, que cuidaremos hasta el último detalle: flores, velas, porcelana, mantel y servilletas de tela, por ejemplo, nos ayudarán a hacer de la comida un momento aún más placentero.


Si está pensando en montar o reformar la cocina, no dude en consultarnos. En Davinia somos especialistas en el diseño, fabricación y montaje de cocinas de lujo, modernas y elegantes. Vengan a visitarnos a nuestra exposición de cocina en Madrid, donde contamos con exposiciones en las que le atenderemos personalmente para diseñar la cocina de sus sueños. ¡Le esperamos!

Davinia es una empresa comprometida con el medio ambiente.

Publicar comentario

d
Sed ut perspiclatis unde olnis iste errorbe ccusantium lorem ipsum dolor
Abrir chat
Hola,
¿en qué podemos ayudarle?