Hace ya unas semanas defendíamos en esta entrada de nuestro blog la casi necesidad de combinar la funcionalidad con la decoración para conseguir el diseño de ‘la cocina definitiva’. En él hablamos de diferentes elementos que pueden hacer esto posible, y hoy queremos centrarnos en uno de ellos: las plantas. Eternas compañeras y comodines del diseño de interiores, cumplen muchísimas funciones dentro de un hogar.

 

Ventajas de tener plantas en la cocina

  • Ayudan a renovar y purificar el aire, y es que captan el C02 del ambiente y liberan oxígeno. Por ese motivo, no deberían faltar ni en esta, ni en otra estancia de nuestro hogar.
  • Pueden contrarrestar los olores propios del cocinado.
  • Se dice que las plantas tienen una gran influencia en el estado del ánimo, mejorando el humor, la concentración, reduciendo el estrés… Perfecto para dejar volar nuestras dotes culinarias más creativas.
  • Existes ciertas plantas que nos pueden ayudar a mantener lejos a los mosquitos y otros insectos de nuestra comida: citronella, lavanda, romero…
  • Podemos tener nuestras propias plantas aromáticas y usarlas en nuestras creaciones gastronómicas: albahaca, romero, perejil…

 

Tipos de plantas recomendadas para la cocina

Si hablamos de plantas decorativas, lo mejor para una cocina es escoger especies que sean fáciles de mantener y que resistan a la humedad. Hablamos de tipos como la aloe vera (que además será muy útil para tratar posibles quemaduras cocinando), helechos (requieren de mucha humedad, por lo que esta estancia es perfecta para ellos) o las lágrimas de ángel (en este caso debemos tener en cuenta que deben evitar el sol directo).

Si nuestra cocina recibe mucha luz natural, podemos escoger plantas como los potos (perfectos para atrapar olores), la hiedra, la madreperla… Por el contrario, si no recibe mucha luz, escogeremos las cintas, las suculentas, los cactus…

En cualquier caso, lo mejor es aprovechar para cultivar nuestras propias plantas aromáticas, que se pueden mantener en pequeñas macetas y que darán un toque único a nuestros platos. Hablamos de menta, orégano, tomillo, laurel, romero, albahaca, perejil, poleo, cebollino… En este caso, lo más importante a tener en cuenta es que deben estar cerca de la ventana, para recibir luz natural.

Tan solo tendremos que disponer una balda cerca de la ventana, para aprovechar la luz natural, sobre la que colocar las diferentes macetas que conformarán nuestro pequeño huerto urbano.

 

Jardines verticales, la opción más innovadora

En Davinia tenemos claro que las plantas tienen mucho que aportar a un hogar, empezando por la cocina. Es por eso que hace un tiempo comenzamos a trabajar con los jardines verticales preservados, cuya cualidad más destacable, además de su impecable diseño, es que son 100% naturales.

 

jardín vertical Davinia

 

¿Y cómo es posible mantenerlos en buen estado? La clave está en el proceso de estabilización. Desde que las plantas son recolectadas y en un plazo de menos de cinco horas, se sustituye la savia natural de las plantas por un producto concreto elaborado con glicerina y glucosa, que permiten su conservación durante años.

Eso sí, debemos tener en cuenta aspectos como que no deben recibir una exposición de luz solar directa continua, ni tener una humedad ambiental superior al 70%.

Fáciles de mantener, de limpiar y, además, personalizables. Así son los jardines verticales de Davinia, que les invitamos a conocer visitándonos en nuestro showroom.

¡Les esperamos!

Davinia Decoración

Paseo de la Castellana 98
Teléfono: 91 056 93 72
28046 Madrid
Email: info@davinia.es