Adquirir una vivienda de segunda mano nos ofrece la oportunidad de ver este espacio como un lienzo en blanco sobre el que plasmar todas nuestras ideas y diseños. Podemos cambiar suelos, ventanas, mobiliario, sistema de tuberías, puertas, baños, la cocina… Todo lo que sea necesario para que parezca un hogar completamente nuevo. Incluso vamos a poder cambiar gran parte de su distribución, modificar el tamaño de ciertas habitaciones, mover o tirar muros (que no sean de carga…). Pero ¿qué pasa con la cocina? ¿Se puede mover una cocina de sitio? Esto es precisamente de lo que vamos a hablar en este artículo.

¿Se puede mover una cocina de lugar?

La respuesta es sí, se puede, pero antes debemos tener en cuenta diferentes aspectos, empezando por las diferentes prestaciones que debe tener una cocina:

  • Salida de humos para la campana.
  • Tomas de agua, tanto fría como caliente.
  • Acceso a bajante.
  • Tomas de luz.
  • Saluda de agua para la caldera.
  • Toma de gas para la caldera.

Así, antes de nada debemos saber que para realizar una obra de este estilo necesitamos contar con un proyecto técnico, que es el que nos requerirán en el ayuntamiento para obtener la licencia de obra. En este punto, cada municipio cuenta con su propia normativa, así que deberemos consultar previamente lo que nos requerirán, así como las medidas mínimas que cada normativa exige para un espacio como la cocina.

Pero, además, también debemos realizar esta consulta con la comunidad, ya que según la normativa de la Ley de Propiedad Horizontal, hay que informar a la misma de todas las obras que modifiquen elementos arquitectónicos, instalaciones, que puedan alterar la seguridad del edificio, su estructura o que puedan ir en contra de los derechos de algún vecino. En este caso, cambiar la cocina de lugar puede implicar, por ejemplo, necesitar sacar una salida de humos a un patio interior, o que la nueva posición de la cocina pase a colindar con la pared de un dormitorio del vecino o a estar encima del de otro vecino.

 

Aspectos técnicos deberemos valorar

En primer lugar, para mover las tomas de agua, tanto fría como caliente, podemos realizar el desplazamiento a través del techo, mediante falsos techos. Otra opción es hacerlo por el suelo.

Uno de los principales inconvenientes a la hora de escoger la nueva posición de la cocina es que debe estar próxima a una bajante de la comunidad (que no sea de aguas pluviales, tiene que ser de aguas sucias), para el desagüe del fregadero, el lavavajillas y la lavadora. El motivo es que, para que el agua caiga, las tuberías que accedan a esta bajante tienen que estar inclinadas, por lo que si nos alejamos mucho, podría suponer un inconveniente conseguir dicha inclinación.

También existiría la opción de llevar el agua hasta la bajante mediante una bomba de evacuación, que tiene un rango de actuación de hasta 50 metros.

¿Y si utilizamos la bajante del baño? En este caso se recomienda instalar un bote sifónico en la cocina, para evitar los olores.

Otro aspecto a valorar es por dónde vamos a extraer el humo de la caldera y de la campana extractora. Aunque en la actualidad podemos encontrar modelos de campanas extractoras que no precisan esta salida, ya que tienen un sistema que aspira el aire y lo filtra con carbón activo. En cuanto a la caldera, también existe la posibilidad de sacarla de la cocina e instalarla en el sótano o, incluso, en el exterior.

Por último, también se recomienda valorar la resistencia y el grosor de los muros sobre los que van a ir instalados los muebles, por si fuera necesario reforzarlos para que aguanten el techo. Lo recomendable es que tengan más de 10 cm.

En cualquier caso, si al visitar una segunda vivienda que queremos comprar, mover la cocina de lugar es uno de sus requisitos, lo recomendable es que acuda con ustedes un profesional para que valore si es posible o no y todo lo que implicaría.

Recuerden que nuestro showroom ya se encuentra abierto, así que pueden venir a visitarnos cuando lo deseen. Estaremos encantados de resolver sus dudas y ayudarles a convertir la cocina de sus sueños en una realidad.

Davinia Decoración

Paseo de la Castellana, 98
Teléfono: 91 056 93 72
28046 Madrid
Email: info@davinia.es