Las cocinas integrales, o cocinas integradas, se han impuesto como tendencia decorativa. Cada vez se instalan más cocinas en las que el mobiliario se agrupa por módulos en un mismo conjunto, y al que se le añaden los electrodomésticos y una única encimera. Lo que conseguimos con esto es mantener una misma línea de diseño, racionalizar el espacio y maximizar la funcionalidad. Las cocinas integrales fueron pensadas, en un principio, para optimizar espacios reducidos, pero con el tiempo se ha demostrado que en los espacios grandes también crean una sensación de unidad, de  formar parte la cocina, sin distinción, de la estancia principal. Se le da, así, protagonismo a la comunicación entre los

Los espacios abiertos en las viviendas son la tendencia que triunfa. Se acabaron los pasillos dando paso a estancias independientes y planteadas a modo de compartimentos. Ahora, lo que se busca es todo lo contrario, integrar espacios multifuncionales donde los miembros de la familia pasen tiempo juntos desarrollando todo tipo de actividades. Y, en este marco, la cocina integrada en el salón es la gran protagonista: en el post de hoy hablamos de las cocinas americanas, por qué han triunfado y qué ventajas e inconvenientes ofrecen. Las cocinas americanas surgieron precisamente en Estados Unidos como respuesta a la necesidad de tirar tabiques para dar oxígeno a los pequeños apartamentos que se

d
Sed ut perspiclatis unde olnis iste errorbe ccusantium lorem ipsum dolor