Sobre gustos no hay nada escrito. Seguramente hayan oído esta frase en más de una ocasión. Y es cierto. No hay dos cocinas iguales, de la misma forma que no hay dos clientes con las mismas preferencias. Pueden coincidir en estilo, seguir ciertas tendencias, elegir mismos acabados… pero si hay algo especialmente bonito del mundo del diseño, es el poder otorgar a cada espacio un poco de la personalidad de quien lo va a disfrutar y habitar. Es por eso que, cuando nos sentamos con un cliente para empezar a diseñar la que será su futura cocina, es importante identificar cuál es el estilo con el que se siente más identificado

d
Sed ut perspiclatis unde olnis iste errorbe ccusantium lorem ipsum dolor