Cómo combinar los colores en la decoración de la cocina

Una de las dudas que más nos consultan nuestros clientes cuando visitan la exposición de cocinas premium de Davinia es la relacionada con el color que van a escoger para su cocina. Muchos clientes dudan sobre cuál escoger y qué combinaciones pueden hacer en mobiliario, encimera, textiles y elementos decorativos en general.

¿Qué colores son tendencia? ¿Puedo ponerlo todo del mismo color? ¿Qué colores combinan bien? Generalmente, la respuesta la tiene el propio cliente, en sus deseos y en sus gustos personales. En cualquier caso, en Davinia nos apasiona servirles de guía, y por eso hoy queremos ofrecer estos consejos sobre cómo combinar los colores en la decoración de la cocina.

Psicología del color

Lo primero que tenemos que saber es que los colores generan una serie de sensaciones y emociones en las personas, que es lo que se conoce como la psicología de los colores. El estudio de esta percepción constituye un pilar importante en ámbitos profesionales como el diseño, la arquitectura, la fotografía, la moda, la publicidad o el arte.

Está demostrado que el uso de los colores impacta en el estado de ánimo de las personas y, por este motivo, muchos de ellos son utilizados con esa intención en lugares específicos. Por ejemplo, el color naranja abre el apetito y por eso se usa en la decoración de restaurantes. El blanco, por su parte, aporta paz y tranquilidad, lo que hace que sea el más utilizado en hospitales.

Estas son las características que se asocian a cada color:

Rosa: romanticismo, feminidad, delicadeza.

Rojo: pasión, amor, calor.

Amarillo: optimismo, felicidad, creatividad.

Naranja: amabilidad, energía, diversión.

Verde: relajación, juventud, seguridad.

Azul: calma, serenidad, descanso.

Morado: lujo, excentricidad,

Blanco: pureza, bondad, tranquilidad.

Negro: elegancia, formalidad, misterio.

¿Cuál es nuestro estilo?

Es una cuestión clave. Del estilo de la decoración de nuestra casa en general, y de la cocina en particular, dependerá en buena medida el color que escojamos. Y es que cada movimiento recurre a una gama cromática.

Clásico. Neutros, tirando a cálidos, como la gama de los tonos arena.

Nórdico. Blancos, grises y también colores fríos (azul y verde).

Minimalista. Blancos y neutros (gris y beige). También la combinación blanco/negro.

Rústico. Gama de tierras y anaranjados.

Vintage. Colores intensos como el ocre, el verde hierbabuena o el rosa oscuro.

Qué color escoger en función del uso

¿Para qué vamos a utilizar la cocina? La respuesta parece evidente, pero el uso que vayamos a dar a la estancia también nos da una pista sobre el color que podemos escoger. Es decir, no es lo mismo si solo la destinaremos a las tareas propias de la cocina o si será, además, comedor y lugar de encuentro y reunión familiar. Y es que los colores pueden actuar de tres maneras diferentes:

Activamente. Rojos, naranjas, amarillos… Son colores cálidos y dominantes, con mucha presencia y que invitan a la energía y a la vitalidad. Podemos incluir en esta gama cromática los terracota o anaranjados, muy recomendables para cocinas con comedor porque además de abrir el apetito nos aportarán optimismo a las reuniones con amigos y familiares.

Pasivamente. En este caso hablamos de colores fríos que están en segundo plano y que despiertan sensaciones de calma y relax: azules, verdes, morados… Se utilizan fundamentalmente en la decoración de dormitorios.

Neutralmente. Beige, gris, blanco, negro… Su gran ventaja es que sirven de base para cualquier estilo y para cualquier estancia y, además, combinan con todo.

El color según la luz

Es el tercer punto que tenemos que analizar antes de decantarnos por uno u otro color. ¿Qué cantidad de luz entra en la cocina? ¿Tiene grandes ventanales o es interior? ¿Qué orientación tiene?

Las respuestas a estas cuestiones nos darán algunas claves. Y es que si no tenemos apenas luz natural, quizá no sea lo más recomendable apostar por los tonos oscuros, ya que harán que nuestra cocina parezca más pequeña y sombría. Por el contrario, podemos utilizar colores claros o el blanco para aportar luminosidad a la estancia. Igualmente, si buscamos ganar claridad, es mejor elegir brillos que mates.

https://es.m.wikipedia.org

El secreto de la combinación de colores

¿Ha oído hablar del círculo cromático? Si queremos acertar en la elección y saber cómo combinar los colores en la decoración de la cocina, lo que tenemos que hacer es recurrir a él. El círculo cromático es una representación ordenada y circular de los colores en función de su tono y en el que se representa a los colores primarios y sus derivados. Haciendo uso de la paleta podremos hacer estas combinaciones:

Paleta de colores neutros. Se mezclan blancos, con negros, grises… para dar luz, calidez y sofisticación a la cocina.

La paleta de colores monocromáticos significa que utilizamos en una estancia un solo color pero en distintas tonalidades y usando el más claro en la superficie más grande, en el caso de la cocina se utiliza el más claro en las paredes y/o en el mobiliario.

La paleta de colores análogos consiste en combinar colores que se encuentran cercanos en el círculo cromático. Aporta algo más de carácter que la anterior, aunque sigue dando a la estancia un aire sereno y armonioso.

Otro recurso es la paleta de colores complementarios, es decir, los que están situados de forma puesta en el círculo cromático (amarillos/azules, rojos/verdes, etc.). El resultado es el más llamativo y enérgico de todos.

Ante la duda, tenga en cuenta siempre que el blanco en sus distintas tonalidades no falla nunca. Y recuerde que nos encontramos en el Paseo de la Castellana 98. En nuestra exposición les atenderemos personalmente y daremos respuesta a todas las dudas que tengan sobre los colores en la decoración de su futura cocina. ¡Les esperamos!

Davinia Decoración
Paseo de la Castellana, 98
Teléfono: 91 056 93 72
28046 Madrid
Email: info@davinia.es

Publicar comentario

d
Sed ut perspiclatis unde olnis iste errorbe ccusantium lorem ipsum dolor