Con los planos de una cocina por reformar sobre la mesa, una de las primeras cuestiones que nos vamos a plantear es qué tipo de distribución escoger. Y es que la diferencia entre elegir una buena o mala distribución va a suponer el disfrutar o no de una cocina cómoda, en la que se haya aprovechado al máximo cada metro cuadrado. Y, por ese motivo, es aún más importante valorarlo bien cuando se trata de cocinas pequeñas.

En este artículo de nuestro blog ya les hablamos de las claves que se deben tener en cuenta a la hora de escoger dicha distribución: las medidas de las paredes, la forma de la estancia, los elementos estructurales (enchufes, ventanas, radiadores, puntos de agua y gas…), el número de miembros de la familia y el ‘triángulo de trabajo’.

Teniendo en cuenta todas estas cuestiones, vamos a poder escoger entre diferentes tipos de distribución, que también les desglosamos en este otro artículo, y que hoy les resumimos:

  • Cocinas en U: se ocupan 3 paredes de la estancia, ofreciendo mucho espacio de almacenaje y zonas de trabajo amplias. En cada pared suele ir uno de los elementos del ‘triángulo de trabajo’, aunque lo normal es que la zona de cocción vaya en el centro.
  • Cocinas lineales: solo se ocupa una sola pared, por lo que no existe triángulo de trabajo. En este tipo de cocinas se suele aprovechar mucho la altura de la estancia.
  • Cocinas en L: el mobiliario ocupa dos paredes perpendiculares, por lo que crea un ángulo de 90º. Facilita mucho la movilidad en la cocina y deja espacio para una zona de comedor.
  • Cocinas con isla: en estancias muy amplias o abiertas, las islas se convierten en una excelente zona de trabajo. Además, estas pueden combinar zona de cocción, zona de encimera, una barra o mesa para comer…

¿Qué tipo de distribución se recomienda en cocinas pequeñas?

Como decíamos al principio, cuando contamos con pocos metros cuadrados, es aún más imprescindible maximizar el espacio disponible para sacarle su mejor rendimiento. Además, queremos que el resultado sea una cocina lo más confortable y eficiente posible. De este modo, estas son los tipos de distribución que se recomiendan en cocinas pequeñas:

  • Cocinas lineales: en el caso de estancias muy estrechas y alargadas, es la mejor solución. Así, lo recomendado es situar el fregadero más centrado, y el frigorífico y la zona de cocción a los lados, dejando espacios de trabajo en medio. Además, si el ancho de nuestra cocina lo permite, podemos instalar una pequeña barra con taburetes altos o una mesa plegable.

En este tipo de cocinas, además, se pueden aprovechar los frontales para instalar elementos de ordenación adicionales.

  • Cocinas en L: suele ser la distribución más escogida en cocinas pequeñas, especialmente cuando estas tienden a ser cuadradas, ya que deja más parte de la estancia liberada, por lo que ofrece una mayor amplitud visual. Así, si la cocina cuenta con luz natural, recomendamos situar la zona del fregadero bajo la ventana.
  • Cocinas abiertas con península o barra: así es, cuando la falta de espacio en la cocina es un problema,tirar paredes puede ser la mejor solución (eso sí, es importante consultar con un profesional antes si esto es posible y cómo hacerlo). De esta forma, podremos instalar un mobiliario en L o en línea, y crear una división de ambientes entre la cocina y el salón con una península o una barra.

Además, ya saben que una cocina pequeña, bien aprovechada, y gracias a un buen diseño, puede tener muchísimo potencial, tal y como vimos en el artículo ‘3 cocinas pequeñas llenas de inspiración’.  

Así, si desean que les ayudemos a reformar su cocina, no duden en venir a visitarnos a nuestro showroom. Estaremos encantados de atenderles.

Davinia Decoración
Paseo de la Castellana, 98
Teléfono: 91 056 93 72
28046 Madrid
Email: info@davinia.es