Cuando diseña la cocina a medida de sus sueños, la elección de los electrodomésticos es primordial y uno de los que más dudas generan es la secadora. Aquí conocerá toda la información que necesita sobre estos aparatos que, como concluirá, son más útiles de lo que se imagina, y que en los últimos 2 años, con la incorporación de la bomba de calor, han tenido una aceleradísima evolución a mejor.

Las ventajas de las secadoras son:

– Lejos de estropearlas, las secadoras modernas cuidan más la ropa que por ejemplo tenderlas al sol que puede decolorarlas. Evitan que las prendas se desgasten gracias a innovadores programas de secado para todo tipo de tejido.

Ahorra tiempo y espacio, ya que evitas mínimo un día de estar la ropa tendida y el espacio necesario para esto. Se acaban así los tendederos, las cuerdas y el estar pendientes del pronóstico del tiempo.

– Se asegura el buen olor de la ropa al no exponerla a humos de cocinado u olores del exterior. Sus prendas solo olerán a suavizante.

Disminuyen las arrugas gracias a que las secadoras más modernas ya incluyen programas anti arrugas. Esto hace que ahorre en tiempo de planchado y consumo energético.

– Gracias a las altas temperaturas de secado se eliminan los ácaros de las prendas, convirtiendo tu ropa en hipoalergénica.

– Las secadoras de última generación, que incluyen bomba de calor, consumen mucha menos electricidad que las de primera generación, logrando la máxima eficiencia con el mínimo consumo.  Así, se destierra el mito de que su consumo es muy elevado.

– En las zonas de gran humedad, como por ejemplo la costa, estos beneficios se multiplican por dos, haciendo de la secadora algo imprescindible.

A la hora de decidir qué secadora es la más conveniente para su cocina, debe conocer los tipos de secadoras que existen:

– Evacuación: cogen el aire de fuera para calentarlo mediante unas resistencias, introducirlo en el bombo y expulsar el vapor de agua. Necesitan por tanto una salida al exterior. Ese chorro es vapor de agua y está bastante caliente.

– Condensación: solo cogen una vez aire para calentarlo por resistencias y lanzarlo al bombo de la secadora. El vapor de agua se condensa y se deposita el agua proveniente de la condensación en una bandeja o se expulsa al desagüe y el aire vuelve a calentarse para repetir de nuevo todo el proceso.

– Condensación con bomba de calor: el mismo proceso que la anterior, pero el aire se calienta con bomba de calor. Es la tecnología más innovadora, más eficiente y con menor consumo eléctrico.

En Davinia, por ahorro energético y rentabilidad, recomendamos condensación con bomba de calor, y disponemos de las mejores  y más reconocidas marcas de electrodomésticos y en concreto secadoras  como Miele, NEFF, Whirpool o AEG, entre otras.  Nuestros asesores le ayudarán a elegir la secadora que mejor se adapte a su cocina y sus necesidades, entre estas marcas u otras.