Unir cocina y salón: ¿cómo saber si se puede tirar la pared?

Hace años, plantearse tirar la pared que separa el salón de la cocina o, incluso, anexionar también la zona de la entrada, para conseguir así un espacio completamente diáfano, solo estaba en mente de unos pocos. Eran más las reticencias que surgían al pensar en este concepto abierto que, aunque ya triunfaba fuera de nuestras fronteras, aquí no terminaba de encajar.

Sin embargo, las tendencias han ido cambiando, a la vez que ha ido evolucionando el concepto actual que define a la cocina. Este espacio ya no es una estancia meramente funcional que permanece cerrado a las visitas, ahora se ha convertido en testigo de comidas familiares, vinos con los amigos, charlas de padres e hijos y ratos dedicados al amor por el arte culinario, y esa es la idea que defendemos siempre en Davinia.

Por ese motivo, la opción de unificar las dos estancias principales de la casa para dar con una más amplia, luminosa, fluida… es ya una realidad en la mente de muchos de nuestros clientes, que acuden a Davinia en busca de asesoramiento.

Tirar el tabique y poner en su lugar una imponente isla que haga de centro neurálgico de la estancia; optar por una barra que haga de ‘separación’ visual, ya sea de obra o no…; optar por una opción un poco menos ‘abierta’, instalando separadores de cristal o puertas correderas; abrir solo un hueco del tabique, para crear una especie de pasaplatos… Como ven, las posibilidades son muchas y variadas. Sin embargo, antes de tomar cualquier decisión, hay que valorar ciertas cuestiones para descubrir si podemos o no tirar esa pared, y hoy vamos a verlas.

Contar con los planos de la vivienda será esencial a la hora de plantearse una reforma como esta, ya que así podremos comprobar la disposición de los tabiques, las columnas… y anotar qué paredes son muros de carga. Y es que esta es la cuestión más importante a valorar antes de tirar: si esa pared es muro de carga o no.

Que sea muro de carga implica que sobre él recae el peso de parte de la estructura de la vivienda. Por ese motivo, si tiráramos este muro (al igual que otro elemento esencial de soporte como dinteles, columnas…) podría producirse un derrumbe. De este modo, existen diferentes cuestiones que los identifican:

  • Los muros de carga suelen estar construidos con hormigón armado, frente al resto de paredes, que son de ladrillo, lo que implica que son más gruesos. Si una pared tiene más de 15 cm de grosor, suele ser de carga.
  • Los muros de carga apoyan sobre la cimentación. De este modo, las paredes exteriores de la vivienda son siempre muros de carga.
  • Cuando en varias plantas coincide la pared en un mismo lugar, es que es muro de carga.
  • Las paredes del centro de la casa también suelen ser muros de carga.
  • Las vigas suelen estar próximas a los muros de carga, así que si tienen una viga a la vista, el tabique más próximo es probablemente de carga.

¿No se puede tirar un muro de carga bajo ningún concepto?

Sí existen opciones para tirar el muro de carga, aunque sea un poco más complejo, y es colocar otro elemento que aporte el mismo soporte para la estructura. Hablamos, por ejemplo, de una viga de madera o de acero apoyada en pilares. En este caso, el coste de la reforma sería superior y, por supuesto, un arquitecto tendrá que valorar y aprobar la reforma.

Por el contrario, hay otras cuestiones que nos indican que las paredes no son muros de carga, y son simplemente divisorias:

  • De nuevo, el grosor, ya que son mucho más finas que los anteriores. En concreto, suelen ser inferiores a 10 cm, o 15 cm si es un edificio de viviendas.
  • Las paredes que tienen puertas son normalmente divisorias. De cualquier forma, en este caso es fácil observar el grosor de las mismas.
  • Si al dar golpes sobre ellas suena a hueco, lo más seguro es que no sean de carga. De lo contrario, el ruido sería más sordo.

¿Qué hay de los permisos?

En caso de que no sean muros de carga, se requerirá un permiso de obra menor por parte del ayuntamiento, además de pagar la licencia. Por su parte, si es un muro de carga, habrá que contar con el permiso de la comunidad si es un bloque de viviendas, pedir un permiso de obra mayor al ayuntamiento y presentar un proyecto de obra firmado por un arquitecto o técnico.

De este modo, siempre hay que dejarse aconsejar por un profesional, que sea el que tome la última decisión sobre si una pared puede tirarse o no y, en cualquier caso, las condiciones en las que se debe hacer.

Si se están planteando unificar el salón y la cocina o realizar cualquier otra reforma en la misma, no duden en contactarnos. Estaremos encantados de atenderles.

 

Davinia es una empresa comprometida con el medio ambiente.

DAVINIA | MOBILIARIO DE COCINA Y ARMARIOS

Paseo de la Castellana, 98 | Mobiliario de cocina Teléfono: 910 56 93 72 28046 – Madrid Paseo de las Castellana, 100 | Armarios y vestidores Teléfono: 915 62 21 03 28046 – Madrid

Paseo Marítimo Antonio Machado, 28 Teléfono:  951 17 19 30 29002 – MálagaCarrer de la Mar Mediterrània, 35 Pol. Son Bugadelles Teléfono: 696 14 77 32 07180 – Calviá (Mallorca, Islas Baleares)

Publicar comentario

d
Sed ut perspiclatis unde olnis iste errorbe ccusantium lorem ipsum dolor