La reforma y remodelación de una cocina es una inversión a largo plazo. Aunque cada cierto tiempo podamos ir incorporando alguna modificación estética, lo cierto es que vamos a convivir con el mobiliario y la distribución que escojamos durante muchos años. Esto implica la necesidad de dedicar un gran esfuerzo a la fase de diseño de la cocina, para evitar caer en errores que después tengamos que lamentar durante mucho tiempo.

Como saben, en Davinia les podremos asesorar desde el momento en el que decidan que ha llegado el momento de reformar su cocina, hasta el día en que finalmente la estrenen. Diseñadores profesionales les ayudarán en la toma de cada decisión y harán realidad sus deseos, siempre aconsejándoles desde la experiencia.

Así, hoy nos gustaría recordar algunos de los errores que se deben evitar sí o sí a la hora de diseñar una cocina.  

Cocinas muy oscuras

Es cierto que el negro y otras tonalidades oscuras son sinónimo de elegancia, modernidad… Por eso, no tenemos por qué renunciar a ellos, siempre y cuando no caigamos en el exceso. La clave, por tanto, va a estar en saber crear contraste y compensar. Por ejemplo, combinar un mobiliario en negro, con una encimera de mármol blanca, suelos en gris claro…

 

 

La razón de esto es clara: la iluminación. Cuando más oscura sea nuestra cocina, menos luminosidad tendremos, y eso es algo que no deseamos para un espacio donde vamos a pasar tanto tiempo de nuestro día a día. Por la misma razón, si nuestra cocina no goza de una buena luz natural, directamente debemos renunciar a los tonos oscuros. Suerte que el blanco, los tonos pastel y, en general, las tonalidades claras son más tendencia que nunca.

Exceso de blanco

En el lado opuesto encontramos cocinas que llevan al límite los tonos blancos, y dando como resultado un efecto final sin personalidad ni atractivo. Por ello, recomendamos aportar toques de color, que pueden venir dados por el suelo, los azulejos de las paredes, elementos decorativos, plantas, la encimera…

 

Arriesgar de más en el color del mobiliario

Y siguiendo con los colores, debemos mencionar uno de los errores más comunes, y es el de dejarnos llevar por las tendencias más puntuales y efímeras. ¿Esto qué significa? Pues que podemos acabar escogiendo un mobiliario de un color demasiado llamativo y supeditado a la moda más actual, lo que implica de por sí un enorme riesgo. Por esa razón, los grises, blancos, negros, la madera… siguen siendo los más demandados, pues han sido, son y seguirán siendo tendencia.

Olvidar el ‘menos es más’

¿A qué nos referimos con el ‘menos es más’? Pues, en esta ocasión, a los estampados, eternos compañeros de la decoración, pero en su justa medida. Puede que desde el mundo de la moda nos inviten a combinar cuadros con rayas, pero en lo que respecta a la decoración, hay que pensar bien en qué elemento dedicamos el estampado: por ejemplo, suelos hidráulicos combinados con muebles y paredes lisas, dedicar el estampado a una pared concreta… Pero, en cuanto al mobiliario, nuestro consejo es recurrir mejor al liso.

 

No crear contraste

Seguramente hayan visto en alguna ocasión cocinas con el suelo, la pared y la encimera del mismo color. ¿Nuestra opinión? Un gran error, ya que la falta de contraste restará personalidad a la cocina.

Materiales inadecuados, sobre todo en suelos y encimeras

Elegir un mal suelo o una encimera de baja calidad puede hacer que lo lamentemos durante muchos años. Por ese motivo, en Davinia siempre trabajamos con materiales de calidad de primeras marcas, para ofrecer opciones resistentes y duraderas y que, además, requieran un mantenimiento sencillo, que les permita permanecer como el primer día.

 

No pensar en los electrodomésticos

En este apartado debemos mencionar dos aspectos diferentes:

  • Por un lado, antes de pensar en la distribución del mobiliario, deberemos tomar algunas decisiones: ¿vamos a instalar una nevera combinada con congelador, o aparatos separados? ¿Pondremos la lavadora en la cocina? ¿Qué tamaño tendrá el frigorífico? Con todo ello, podremos idear un diseño que integre estos aparatos dentro del mobiliario, lo que proporciona un efecto más moderno, estético y funcional.
  • Por otro lado, clave será también el planificar dicha distribución con antelación, con el objetivo de distribuir las diferentes tomas de corriente que necesitaremos, ya que no queremos tener cables por el medio.

No planificar el triángulo de trabajo y la disposición de las 3 zonas de acción

Ya les hablamos en un post anterior sobre el triángulo de trabajo y la necesidad de tenerlo en cuenta a la hora de distribuir nuestras cocinas. De este modo, podremos solventar cuestiones como poner la zona de almacenaje próxima a la de cocción, dejar espacio de encimera cerca de la vitrocerámica, no colocar el frigorífico pegado a esta última o dejar suficiente espacio de movilidad entre la isla y el resto de mobiliario. Pueden descubrir más detalles en este enlace.

No calcular bien el espacio de almacenaje

Sin duda, el ERROR con mayúscula. Si hay algo que vamos a sufrir y lamentar con los años, es el haber tenido la posibilidad de instalar más espacio de almacenaje y no haberlo hecho. Por eso, tengan en cuenta cuáles son sus necesidades familiares, y háganselo saber al profesional que les asesore.

 

Mala iluminación

Lo comentábamos al principio y volvemos a insistir, contar con una buena iluminación multiplicará el uso práctico de esa estancia y nuestras ganas de pasar tiempo en ella. Por eso, lo mejor es aprovechar al máximo la entrada de luz natural, distribuyendo el mobiliario en función de la ventana. Pero, además, debemos complementarlo con diferentes puntos de luz e, incluso, soluciones de iluminación ocultas en los muebles.

 

 

Esperamos que esta información les sea de utilidad. Les esperamos en Paseo de la Castellana 98 (Madrid) para atender todas las dudas y peticiones que tengan sobre la reforma de sus cocinas