Un elemento indispensable en cualquier cocina moderna es la campana extractora, encargada de liberar la estancia de humos, vapores, olores y de las grasas que quedan suspendidas en el aire durante el proceso de cocinado.

Afrontar la comprar de una campana puede generar algunas dudas, y es que en el mercado podemos encontrar distintas tipologías que tendremos que distinguir para poder escoger convenientemente en función de las características de la cocina y, por supuesto, de nuestros propios gustos.

En Davinia Cocinas ofrecemos un amplio catálogo de campanas extractoras, y hoy queremos aclarar algunos conceptos para que su compra sea lo más fructífera posible.

Tipos de campanas extractoras

Hoy en días, si acudimos a comprar una campana, los modelos que nos mostrarán estarán incluidos en alguna de estas tipologías, decorativamente hablando.

Campana de encastre

Las clásicas y las más generalizadas. Se encuentran ocultas en la parte inferior del mueble que se encuentra sobre la superficie de cocción.

Campana de pared

Estas campanas son las que más se han popularizado durante los últimos años y es que, además de ser relativamente fáciles de montar, es posible encontrarlas de muy distintas y decorativas formas, por lo que resultan ideales para cocinas de todos los estilos.

Campana de techo en isla

Si disponemos de una isla en la cocina, tenemos que pensar en ubicar sobre la misma una campana de este tipo. Y es que, al carecer de paredes alrededor, es necesario anclarla al techo a través de una estructura. Hoy en día podemos encontrarlas de los diseños más vanguardistas.

Sobre encimera

Están ganando popularidad a pasos agigantados. Estos extractores telescópicos se encuentran ocultos bajo la encimera y salen a la superfice sólo cuando los necesitamos, ahorrando espacio y dotando a la cocina de un plus de modernidad. Como ejemplo, este modelo de Neff.


La anchura de la campana

 

Muchos clientes preguntan acerca del ancho más adecuado para una campana extractora. Lo cierto es que esto depende de dos factores: del ancho de la placa y de las dimensiones de la cocina. Como norma general, se suele recomendar que la campana sea algo más ancha que la superficie de cocción para, así, poder succionar los humos de la manera más eficiente. Evidentemente, si no es posible que sea más grande, sí que tenemos que ponerla al menos del mismo ancho que la placa.

 

En qué fijarnos a la hora de comprar una campana extractora

 

Las distintas firmas especializadas en campanas, y también las generalistas que comercializan otros electrodomésticos, invierten gran parte de su presupuesto en I+D para ofrecer cada día nuevas soluciones. Así, cuando vayamos a comprar una campana tendremos que fijarnos en estos aspectos.

– Tipo de extracción. Podemos encontrar campanas de recirculación (para cocinas sin salida al exterior, los humos y olores pasan por un filtro donde son depurados y expulsados de nuevo al ambiente) y de extracción por succión (expulsan los humos al exterior a través de un tubo de evacuación). En este segundo caso son más eficientes porque no devuelven el aire a la cocina, y por este motivo son las que se instalan con mayor asiduidad.

– Etiqueta energética. Las AA++ son las más respetuosas con el medio ambiente y las que menos energía consumen, con el consiguiente ahorro que esto supone.

– Material de fabricación. Si bien las campanas pueden estar fabricadas en distintos materiales resistentes al calor, las opciones más demandadas son el aluminio y el acero inoxidable, ambas muy válidas y con excelentes características en cuanto a resistencia, durabilidad, etc.

– El poder de extracción. Es un apartado fundamental. Según AEG, para tener una correcta ventilación, el aire en circulación por hora (h) deber ser aproximadamente entre 6 y 12 veces mayor que el volumen de la estancia. Se calcula de la siguiente manera:

Mide el largo, el ancho y el alto de tu cocina en metros.
Multiplica largo x ancho x alto = capacidad cúbica (m3).
Multiplica la capacidad cúbica x 6 = potencia de extracción mínima (m3/h).
Multiplica la capacidad cúbica x 12 = potencia de extracción máxima (m3/h).

Por ejemplo, en una cocina con una superficie de 12 m2 (largo x ancho) y una altura estándar de 2,5 m. El resultado de 12 x 2,5 = 30 m3 de capacidad:

30 m3 x 6 extracciones de aire/h = 180 m³/h
30 m3 x 12 extracciones de aire/h = 360 m³/h

En este caso del ejemplo, necesitaríamos para nuestra cocina una campana extractora con una potencia máxima de 360 m³/h y mínima de 180 m³/h.

– El nivel de ruido. Es otro de los factores que debemos tener en cuenta, ya que un buen sistema de insonorización nos aportará confort al reducir los niveles acústicos.

También valoraremos otros aspectos como la facilidad de limpieza, la duración de la garantía o la calidad de los filtros.

En nuestro showroom, ubicado en el madrileño Paseo de la Castellana 98, podemos ampliarle toda esta información y mostrarle el amplio abanico de modelos de primeras marcas con que contamos actualmente: Elica, Novy, Falmec, Siemens, Miele, Neff, etc. ¡Le esperamos!

 

Davinia Decoración

Paseo de la Castellana 98
Teléfono: 91 056 93 72
28046 Madrid
Email: info@davinia.es